• Tel.: (511) 763.3931
  • info@businecon.com

Se puede entender al análisis financiero de una compañía como el diagnóstico de la salud financiera de una empresa, que brinda información detallada del desempeño financiero de la compañía durante un periodo determinado. Este análisis financiero se puede separar en dos etapas: En primer lugar, está la evaluación de la situación financiera (etapa situacional) y, en segundo lugar, la evaluación del planeamiento financiero (etapa proyectiva).
El análisis financiero de una compañía se puede separar en dos etapas: En primer lugar, está la evaluación de la situación financiera (etapa situacional) y, en segundo lugar, la evaluación del planeamiento financiero (etapa proyectiva).

  1. Evaluación de la situación financiera (Etapa situacional)

¿Qué tan importante es este tipo de análisis?

La importancia radica en que este tipo de análisis permite al empresario tomar decisiones relacionadas a los inversiones, préstamos y temas afines que tienen que ver con la mejoría de la empresa.  Por ejemplo, el inversionista buscará tomar decisiones de inversión de acuerdo a las circunstancias del mercado, el momento de la empresa y de los recursos con los que cuenta. Lo mismo sucede con las empresas que necesitan financiamiento o algún tipo de préstamo, para poder tomar ese tipo de decisiones será necesario que la compañía cuente con indicadores que le permitan mostrar la situación actual e histórica de la empresa; en otras palabras, la toma de decisiones de un empresario dependerá del estado de salud financiero de la compañía y sus potenciales acreedores y socios.

La gran mayoría, de las pequeñas y medianas empresas, no cuenta con un informe o reporte financiero periódico de la compañía, así como lo tienen las grandes empresas y corporaciones para poder maximizar los recursos disponibles y reducir los costos. Es por ello que las decisiones tomadas de las pequeñas y medianas empresas, suelen tener un mayor grado de riesgo e incertidumbre; pues no cuentan con un respaldo de desempeño histórico y futuro de la compañía.

¿Qué indicadores toma en cuenta un análisis de situación financiera?

Los principales indicadores están enfocados en análisis de solvencia, rentabilidad, liquidez y gestión, adicionalmente suele estar acompañado por el análisis Dupont.

Cada uno de los indicadores analizados cuentan con un conjunto de ratios que permiten detallar el comportamiento periódico de las cuentas de los estados financieros.

En el análisis de solvencia se analiza la capacidad de pago de corto y largo plazo de la compañía, toma en cuenta ratios relacionados a todo tipo de deudas y apalancamientos. El análisis de rentabilidad considera un conjunto de ratios relacionados a los márgenes o beneficios de la compañía. La liquidez permite explicar la cantidad de efectivo con la que cuenta la compañía para poder afrontar deudas de corto plazo.  Finalmente se encuentra el análisis relacionado a la actividad y gestión, este análisis detalla un conjunto de ratios relacionados a la rotación de inventarios, cuentas por cobrar y cuentas por pagar.  Cabe destacar que, la cantidad de ratios usados, varía de acuerdo al sector al que pertenece la compañía.

 

  1. Evaluación del planeamiento financiero (Etapa proyectiva)

El planeamiento financiero integra los planes y las estrategias que se encuentran en el plan de negocios de una organización, sea esta pequeña, mediana o grande.

 

Importancia del planeamiento financiero

Todas aquellas decisiones tomadas en el desarrollo del plan de negocios deben ser incorporadas en el plan financiero. Cada una de ellas tendrá un impacto en los estados financieros de la empresa: ya sea si se decide introducir un nuevo producto, o ampliar la presencia de la empresa a otros mercados, o adquirir una nueva planta de producción, o contratar personal adicional, o invertir en mayor publicidad, etc.

En consecuencia, la importancia del plan financiero se hace bastante notoria en la medida que permite:

  1. Establecer los recursos económicos necesarios para realizar el plan de negocios.
  2. Determinar los costos reales del negocio (costos de producción, de ventas y de administración).
  3. Determinar el monto de inversión inicial necesario cuando comienza un negocio.
  4. Determinar cuáles son las necesidades futuras de financiamiento del negocio.
  5. Determinar las fuentes de financiamiento posibles, así como las ventajas y desventajas que presenta cada opción.
  6. Proyectar los estados financieros, que servirán para guiar las actividades de la empresa cuando una vez que esté en marcha.
  7. Analizar la rentabilidad económica y financiera del plan de negocios, así como de cada decisión contenida o a incorporar en él.

A partir de la información obtenida gracias al plan financiero, los accionistas o socios del negocio podrán saber cuál es la rentabilidad que podrían recibir por su dinero invertido y en qué momento podrán recuperar su inversión.

Cabe señalar que el plan financiero de una empresa en marcha es diferente al plan financiero de una empresa que está por iniciarse. El primero comienza con un análisis de la situación financiera de la empresa, es decir, sobre la base de lo ya actuado; mientras que el segundo comienza con la identificación de los datos, los supuestos y políticas que guiarán las proyecciones económicas y financieras del nuevo emprendimiento.

En uno u otro caso, el plan financiero es una herramienta fundamental para lograr una marcha de la empresa sin sobresaltos que se pueden evitar.

 

 

Fuentes:

Las fuentes que se han considerado para el presente artículo, son la siguientes:

 

Add Your Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

First Name*
Subject*
Email*
Your Comments